Y la vida te dice: espera...

domingo, 15 de enero de 2017

" Todos llevamos dentro una insospechada fuerza que emerge cuando la vida nos pone a prueba" Isabel Allende

Todos, absolutamente todos pasamos por alguna o algunas situaciones en nuestra vida donde creemos que ya no podemos más, donde queremos rendirnos y tirar la toalla, donde parece que nada puede ir peor, donde todo se ve negro y sin salida, pero hay algo que surge de nosotros para que no lo hagamos, para que no nos rindamos, para que sigamos luchando y nos levantemos.

Sentados en la consulta del Instituto Bernanbeu, esperando a que nos recibiera aquella simpática y amable ginecóloga, sosteníamos entre las manos los resultados de la resonancia magnética de mi abdomen. Mi tez se había vuelto blanca y amarillenta al leer ese resultado. Literalmente decía:

"Formación nodular cortical subcentimetrica sobre el polo superior del riñón derecho, quiste cortical complicado versus modulo solido hipovascular, recomiendo valoración complementaria y en función de los resultados valorar un control evolutivo."

Carlos me quito apresuradamente el resultado al ver mi cara. Yo hice lo peor que se puede hacer cuando tienes un resultado y no tienes ni idea: buscar en Internet. Mi corazón se acelero y rompí a sudar, me estaba quedando sin respiración....no me lo podía creer....

Lo primero que me apareció en Google al poner el resultado de la resonancia fue:

"Carcinoma de Células Renales (CCR).
Una vez excluido el seudotumor, debe establecerse si la masa es quística o sólida y en ambos casos intentar determinar si es benigna o maligna. Aproximadamente un 15% de los CCR son quísticos, y frecuentemente tienen unas características que se solapan con los quistes complejos benignos. Para ello, usamos la clasificación de Bosniak, que relaciona la probabilidad de malignidad de una lesión con una serie de características morfológicas. Fue ideada originalmente para la TC pero es adaptable a la RM y a la ecografía con contraste. Tiene 5 categorías, con una probabilidad creciente de corresponder a una lesión maligna.
La mayoría de los tumores sólidos renales en el adulto son CCR y la forma de presentación más frecuente del CCR es la de un nódulo sólido cortical en forma de “bola” que realza tras inyectar contraste y que posteriormente lava. No obstante, hasta un 20% de los nódulos renales que realzan son benignos y el tamaño per se no es un criterio útil para decidir el tratamiento. La mayor parte de las lesiones benignas diagnosticadas en las piezas quirúrgicas inicialmente valoradas como CCR son angiomiolipomas con muy poca grasa y oncocitomas. Al detectar un nódulo sólido renal lo primero es determinar si la lesión contiene grasa y así descartar un angiomiolipoma. Si no se detecta grasa con TCMD o RM (la ecografía no es sensible)lo más probable es que se trate de un CCR (células claras,papilar, cromófobo), una lesión benigna como el angiomiolipoma con muy poca grasa (5% de los angiomiolipomas) o un oncocitoma. Las lesiones sólidas benignas o malignas y sin grasa macroscópica (agotadas las técnicas radiológicas para el diagnóstico del angiomiolipoma) son indiferenciables. La calcificación puede verse en los TC sin contraste hasta en el 30% de los CCR. La calcificación periférica de una masa está más relacionada a quiste benigno, mientras que la calcificación central es más característico del CCR."


- Cariño tranquila no mires en Internet hasta que no nos vea el medico.... tu tranquila que eso no es nada, ya verás. - me decía Carlos para intentar tranquilizarme, aunque notaba y sentía su cara de preocupación.

Me disponía a contarle lo que estaba leyendo en Internet cuando la doctora salió de la consulta para llamarnos.

_ Ana , cuando quieras, ¿ que te pasa muchacha, tienes mala cara, estas blanca? ¿Todo bien?.- dijo la ginecóloga haciéndonos pasar a su despacho.

Yo temblando me senté en la mesa y solo le deje los resultados encima de la mesa. No pude decir nada. Mi mente estaba colapsada. Solo me venían miles y miles de pensamientos por segundo y ninguno positivo.

Miraba a Carlos todo el rato, mientras ella leía el informe de la resonancia y las demás pruebas que me mando, a las cuales lógicamente no hice ni caso al descubrir esto. Él solo me decía en voz bajita y cogiendo mi mano:  "De verdad tranquila cariño, que veras que no es nada."

La doctora solo me dijo que ella no era quien debía valorar ese resultado, que debía acudir a un especialista en riñón. Podía darme cita con el urólogo del allí mismo, solo que hasta dentro de dos semanas no era posible.

Por lo demás, el resto de pruebas ginecológicas más o menos bien, nada que la doctora no nos hubiera dicho en la consulta anterior y que confirmaba que no iba equivocada en su inicial diagnostico. La resonancia de la pelvis indicaba efectivamente la adherencia que "enganchaba" la pelvis, la trompa izquierda y parte del intestino. Eso hacia que me hinchara tantísimo a lo largo del día y que mi intestino no funcionara correctamente. Además los niveles de hormonas me salían por las nubes casi 6 meses después de la hormonación, pero bueno sabia que eso tardaría en desaparecer de mi cuerpo.

En cuanto salimos de la consulta llame al hospital donde me habían hecho la resonancia y ver si allí tenían urólogos que me vieran antes de dos semanas, no podía estar con esta incertidumbre tanto tiempo. Se me revolvió el estomago y mi cabeza no paraba de pensar : "venga ya, ¿esto es en serio? ¿se pueden complicar todavía mas las cosas? ".

- Buenos días, llamaba para pedir cita con el especialista del riñón para ver cuando seria lo más pronto que podría verme.- dije temblorosa

- Pues mire le puedo dar con nuestro nefrologo para mañana por la tarde a las 4.30 horas, Dr. Jesus Olivares.

- Ah perfecto. Mañana.- suspire aliviada y siendo consciente que empezaba una nueva etapa de médicos y pruebas a la que estaba más que acostumbrada. Quería quitarme esta nueva y sorprendente complicación cuanto antes de encima. Solo deseaba ir al especialista que me dijera que eso no era mas que un quiste de grasa y que me fuera tranquila para casa.

Desde le primer momento que conocí al doctor Olivares me pareció un hombre entrañable. Tenia unos 60 años y denotaba años de experiencia como nefrologo. Examino la resonancia y me hizo un cuestionario de preguntas. Yo no notaba nada de todos los síntomas que me preguntaba, ni dolor en la zona de la espalda, ni infección de orina, ni sangre, nada. La única sintomatología que tenia era una resonancia en la que aparecía algo mal descritos con unos tecnicismos que no entendía.

Me pidió una analítica completa, una ecografia y un holter , que es un aparato que llevas en el brazo durante 24 horas para que cada hora mas o menos te tome la tensión arterial.  Comentaba que las complicaciones del riñón aparecen de repente y no tienen porque dar ninguna sintomatología. En principio me dijo que no me preocupara que veríamos todo bien y no nos precipitáramos en establecer un diagnostico.  Me cito para dos semanas más tarde y poder examinar los resultados.

Lo que había imaginado, empezaba una nueva época de pruebas y médicos más en mi extenso historial. Como podréis imaginar en mi cabeza solo había un pensamiento: ¿que era "eso" que había en mi riñón?¿ Porque aquel afable médico no me había dicho que eso era un simple quiste de grasa y ya esta? ¿ que más había? Bueno solo me quedaba una vez mas armarme de paciencia y esperar.

Estaba preocupada pero no tenia miedo, por primera vez en 7 años desde que empezamos los tratamientos de fertilidad, no tenia miedo, ni desesperación, ni desasosiego. Sentía que a pesar de estar preocupada con lo que podría pasar, algo dentro de mi me impulsaba para que continuara adelante con tranquilidad. Algo estaba empezando a cambiar en mí, algo que todavía no entendía porque, había empezado a dejar de doler.


....continuará....








1 comentario:

  1. Pfff a mi me tienen mareada también por temas riñones. lo mío son quistes en los riñones, quistes que no se pueden quitar.. Y ahora tienen que aclarar la situación de mis riñones antes de empezar tratamiento, y aun estoy a espera de que me vea un genetista.

    Mucha mucha mucha suerte, de corazón...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar